Un embarazo de alto riesgo es aquel más propenso a sufrir complicaciones durante la gestación y después del parto en los que la mujer y su bebé deben estar bajo un control mucho más completo y detallado para evitar complicaciones.

Puede ser causado por condiciones médicas presentes antes de la concepción del bebé, aunque en otros esta misma condición puede desarrollarse durante el embarazo; sin embargo, también es posible que se deba a otros factores.

Uno de esos factores son las enfermedades crónicas como la presión alta, diabetes u obesidad, entre muchas otras. Incluso antecedentes familiares de enfermedades genéticas.

La edad de la mamá también puede resultar un punto de riesgo. Tener menos de 15 años o más de 40 conlleva a embarazos de alto riesgo. También el sobre peso o mujeres demasiado delgadas, por lo que tener un peso normal antes de embarazarse es ideal si se quieren minimizar las posibilidades de tener complicaciones.

Por último, el consumo de drogas, ingerir alcohol o fumar también afectan el correcto desarrollo del embarazo. El estilo de vida de la madre puede resultar un punto a favor o en contra, así que es muy importante ponerle especial cuidado.

Acude a consulta con el Dr. Arnoldo J. Rodríguez Caballero para que tengas un correcto control de tu embarazo. Recuerda que la atención de un médico ginecólogo especialista es importante para tener una gestación adecuada y tranquila.