¿Estás embarazada o quieres quedar embarazada? Durante esta etapa la mujer experimenta un sinfín de cambios físicos y emocionales, por lo tanto, acudir con ginecólogo obstetra es indispensable, ya que te guiará para la mejor toma de decisiones.

¿En qué consiste el control prenatal? Es el proceso de vigilancia, se divide en tres trimestres, en cada uno se vigila el desarrollo, crecimiento y salud del bebé y la embarazada.

A través del control prenatal descartarás factores de riesgo durante el embarazo como diabetes gestacional, anemia, hipertensión, infecciones urinarias, amenaza de aborto, defectos de nacimiento y hemorragias.

El primer trimestre va desde los primeros días hasta la semana 12, el ginecólogo obstetra durante esta etapa evalúa:

  • Factores de riesgo: edad de la madre, peso, obesidad, consumo de bebidas alcohólicas, tipo de alimentación, entre otros.
  • Antecedentes personales: enfermedades congénitas o hereditarias como diabetes, hipotiroidismo, infecciones, entre otras.
  • Antecedentes familiares y cirugías previas
  • Antecedentes obstétricos: historia de embarazos, cirugías de orden obstétrico, métodos anticonceptivos, tratamientos por enfermedades y complicaciones en los embarazos anteriores.

Durante el segundo trimestre, el control prenatal comprende de la semana 12 hasta la semana 24. Tu ginecólogo en esta etapa te realizará ecografías, exámenes y vigilará tu esquema de vacunación. Además, durante cada visita deberá llevar un mayor control del peso, tamaño y edad de tu bebé.

Durante el tercer trimestre, el control prenatal comprenderá de la semana 24 hasta la 40, tu ginecólogo obstetra vigilará el crecimiento y evolución de bebé de formas más seguridad, ya que se acerca el día del parto.

Recuerda que en las últimas semanas deberás practicarte estudios y análisis clínicos para ver el desarrollo de tu bebé y evitar alteraciones como de presión arterial, peso, retención de líquidos, frecuencia cardíaca alta y posición fetal. ¡No pongas en riesgo tu vida y la de tu hijo!